Los rostros contrastados de la pandemia en América Latina y el Caribe

«Empecemos por decir que acá al coronavirus le esperaba ya en la puerta el dengue, que viene matando en el trópico –sin titulares en los periódicos– a las gentes malnutridas, a las wawas, a quienes viven en las zonas suburbanas insalubres. El dengue y el coronavirus se saludaron, a un costado estaban la tuberculosis y el cáncer que en esta parte del mundo son sentencias de muerte.» — María Galindo, Desobediencia, por tu culpa voy a sobrevivir1

Muy por debajo de la situación de Europa y América del Norte que juntas reúnen 75% de los casos de coronavirus en el mundo, América Latina y el Caribe (ALC) es la tercera región más impactada por esta enfermedad (gráfico 1). Con más de 450 000 casos registrados (10% del total mundial) y casi 26 000 muertes (8% del total mundial) por la enfermedad al 18 de mayo de 2020, el balance regional global es contrastado. Por un lado, las cifras son superiores a las de Asia y África. Por otra parte, frente al elevado número de casos declarados, los fallecimientos son relativamente pocos (menores que los de un solo país como Francia que registra más de 27 600). Finalmente, como en las demás regiones del mundo, ciertos países han sido más azotados que otros. En el contexto de la pandemia mundial, Latinoamérica y el Caribe presentan así características propias que este artículo busca explorar de manera sintética.

Gráfico 1 . Número de casos y muertes por covid-19 por regiones (al 18/05/20).

América Latina y el Caribe: el 10% de casos de covid-19 del mundo

Aunque es difícil contar con datos exactos dado que la manera de registrarlos varía según los países y aún dentro de ellos, las cifras del Centro de Recursos sobre el Coronavirus de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos) son útiles y valiosas. Siendo las únicas disponibles por el momento, servirán de base para este artículo.

Según estos datos, la enfermedad habría llegado al subcontinente americano a finales del mes de febrero, el primer caso siendo registrado en Brasil el 25 de febrero de 2020. Luego de varias semanas de crecimiento acelerado, la región se dirige hacia la fase de desconfinamiento, como en otras partes del mundo. Desde un punto de vista global, ALC presenta dos características propias. Por un lado, como se puede ver en los gráficos 2 y 3, el número de personas infectadas (10% de los casos) es mucho menor que el de Europa (41% de los casos) y de América del Norte (30% de los casos). El mismo fenómeno se observa en el caso de las muertes, las víctimas latinoamericanas representando 8% del total mundial (contra 54% en Europa y 30% en América del Norte).

No obstante, la proporción de casos en función del número de habitantes es más elevada que la de las demás regiones del sur global, como África (1% de los casos), Asia (8%) u Oceanía (menos de 0,5% de los casos).

Gráfico 2. Casos de covid-19 al 15/05/20 (elaboración propia).
Gráfico 3. Muertes por covid-19 al 15/05/20 (elaboración propia).
Gráfico 4. Población mundial por regiones (elaboración propia).

Una situación muy desigual según los países

Las cifras globales esconden sin embargo situaciones locales extremamente diversas. Más que en otros continentes, Latinoamérica y el Caribe presentan un cuadro muy contrastado del impacto del coronavirus (gráfico 5). Los Estados de la región se pueden dividir en tres grupos. En el primero se sitúan los países donde la covid-19 parece haber dejado consecuencias limitadas, con pocos casos de infección (menos de 900) y sobre todo de muertes (menos de 20 personas fallecidas). Tal es el caso de Costa Rica, Jamaica, Haití, Nicaragua, Paraguay, Uruguay y Venezuela. Hay que resaltar en este grupo la situación particular de Nicaragua, país de 6,4 millones de habitantes donde se han reportado solo 25 casos de coronavirus y 8 muertes.

El segundo grupo reúne a los Estados con cifras más elevadas pero que a escala de la población total del país, no superan los 40 fallecimientos por un millón de habitantes. En esta situación se encuentran Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Cuba, Guatemala, Honduras, México y República Dominicana.

El último conjunto es el de los países con mayor número de contagios y de muertes por covid-19 de ALC, es decir Brasil, Ecuador, Panamá y Perú. Si las cifras de Brasil son las más elevadas en números absolutos (más de 241 000 casos y 16 118 fallecides), relacionadas con la población total (201 millones de habitantes) dan un total de 70 muertes por un millón de habitantes (mientras que en Francia son 377 y en España 596 por un millón). En realidad, el país que tiene el mayor número de muertes en función de la población nacional es Ecuador, con 137,5 fallecimientos por un millón de habitantes.

Gráfico 5 (elaboración propia).

Estas diferencias tan importantes son por el momento difíciles de explicar. El nivel de desarrollo de la medicina occidental y del sistema hospitalario no es suficiente para entender esta pandemia pues sino los países de Europa como Francia o el Reino Unido no habrían tenido cifras de enfermes y de mortalidad tan elevada. Y los países considerados como menos desarrollados por la ONU, en este caso Centroamérica y el Caribe, han sido globalmente – como en el caso de Africa – menos afectados por la pandemia que los países más ricos. El hacinamiento de miles de personas en centros urbanos tugurizados y las precarias condiciones de vida de millones de citadinos pueden explicar solo parcialmente la expansión de la pandemia. Nuevamente, la comparación con las ciudades del norte global y de África muestra que todas las grandes urbes no vivieron de la misma manera la epidemia. Habrá entonces que esperar estudios más afinados para entender mejor el impacto contrastado del coronavirus de 2020. Lo que sí está claro es que las poblaciones más afectadas son aquellas dejadas de lado por las sociedades capitalistas, racistas, heteropatriarcales y capacitistas.

Poblaciones vulnerables y fragilizadas socialmente

Una de las características del coronavirus, como otras enfermedades de la misma especie, es que afecta de manera más severa a las personas vulnerables. En esta categoría se sitúan primero les adultes mayores – y especialmente los varones – así como las personas que padecen afecciones como hipertensión arterial, problemas cardiacos o pulmonares, diabetes o cáncer. En Argentina por ejemplo, el promedio de edad de les fallecides por coronavirus es de 76 años y el 60% son hombres. Por el contrario, las personas jóvenes y les adultes menores de 60 años con buena salud desarrollan formas ligeras y hasta asintomáticas de dicha enfermedad.

Si bien el número de Latinoamericanes mayores de 60 años no es tan elevado como en los países del norte global, ha tenido un importante crecimiento en estos últimos años situándose en la actualidad en 11% de la población. El problema es que el aumento de la esperanza de vida en buena salud no es tan amplia y muchas personas sufren un deterioro de sus condiciones de salud conforme aumenta la edad. Se observa así una alta y creciente prevalencia de enfermedades crónicas entre la población adulta mayor acompañada de un empeoramiento de los hábitos de vida de estas personas2. Y a la vulnerabilidad sanitaria se le agrega la económica. Según datos de la Organización Social del Trabajo, en ALC, solo 56% de las personas que han pasado la edad de retiro cuenta con algún tipo de pensión3. Por su parte, estimaciones del Banco Interamericano de Desarrollo señalan que debido a las altas tasas de informalidad laboral de la región, un alto porcentaje de adultos mayores (cerca del 50%) no dispone de ahorros suficientes para financiar una pensión formal4. De ahí probablemente que el coronavirus haya diezmado más particularmente a este grupo social.

Pero la covid-19 afecta también a otros grupos socialmente frágiles como las poblaciones pobres y racializadas. El factor racial tiene como en otras epidemias una relevancia particular. Es muy difícil contar con estadísticas étnicas a nivel regional y hasta nacional. Sin embargo algunos estudios muestran que en países del norte global como Estados Unidos, Francia o Reino Unido, les pacientes racializades están sobre representades en las víctimas de la covid-19. En Brasil, donde más del 50% de la población es de origen afro, el impacto del coronavirus es superior entre les pardes y negres al del grupo mayoritario (blanco). Es lo que señala Agência Pública en una nota reciente basada en los boletines epidemiológicos del Ministerio de Salud de Brasil. Según estos informes, del 11 al 26, el número de personas negras fallecidas de covid-19 quintuplicó. Las explicaciones apuntan al racismo estructural de las sociedades latinoamericanas. Así, la población afrobrasileña tiene en promedio una renta media equivalente al 45% de la de les blanques, una tasa de analfabetismo 3 veces superior y una esperanza de vida inferior a la de les blanques. Estos factores explican que les pardes y negres tengan un menor acceso a sistemas de salud cada vez más privatizados que suponen un costo financiero elevado. A esto se agrega una calidad de vida menor que debilita aún más a estas poblaciones.

Las comunidades de los pueblos originarios también se encuentran particularmente expuestas en esta pandemia. Éstas representan más del 8,5% de la población de ALC. Sin embargo son las tienen la mayor proporción de personas en situación de pobreza (14%) y de pobreza extrema (17%) según un informe del Banco Mundial de 2017.

Tradicionalmente, estos pueblos que poseen su propia medicina y modos específicos y eficaces de curarse aunque no sean reconocidos por la sociedad hegemónica, saben desplegar formas de protección ante las amenazas externas. Una de esos saberes es el aislamiento protector. Para responder a las invasiones, las persecuciones, las matanzas o las enfermedades venidas de fuera, los pueblos originarios optan por retirarse de sus comunidades a bosques más alejados y en general a territorios apartados y poco accesibles para los agentes externos. No obstante, la protección de las comunidades indígenas supone que puedan tener acceso a los recursos naturales necesarios a su subsistencia. Ahora bien, la desregulación de las industrias y la intensificación del extractivismo perturban y hasta impiden esta protección elaborada históricamente. Las empresas mineras, al monopolizar el acceso al agua que revierten contaminadas, atacan directamente a las comunidades indígenas y las debilitan. Y el impacto es fuerte como para los Shipibo Konibo, un pueblo de 14 000 habitantes de la Amazonía peruana. Desde el inicio de la pandemia, el coronavirus ha cobrado 45 vidas en estas comunidades. Por ende, las medidas ejecutadas por los diferentes gobiernos de la región no han sido protectoras de las poblaciones más frágiles.

Las respuestas gubernamentales

Como en la mayoría de los países del mundo, los gobiernos de ALC optaron por medidas de cuarentena que nunca fueron preconizadas por la OMS como respuesta a la pandemia. Ésta aconsejaba más bien que se implementasen otras formas de acción como los exámenes de diagnóstico, la identificación de los casos y la protección de las personas vulnerables. Sin embargo, los diferentes Estados fueron a lo más práctico, factible y ya aplicado en los países poderosos. El miedo a la enfermedad y a muerte sirvió de base para que les habitantes de muchos países del mundo aceptaran los estados de emergencia sanitaria sin oposición alguna.

Los medios de comunicación jugaron un papel sumamente importante en esta pandemia. Pocos periodistas tomaron el tiempo de informarse y reflexionar sobre el nuevo virus y las formas de combatirlo. En muchos casos, los medios se comportaron como vectores, como en la lucha antiterrorista, de informaciones parciales y poco documentadas. Por su parte, las autoridades médicas y sobre todo políticas, desconcertadas por la pandemia, emitieron información apresurada y en muchos casos contradictoria. En esas circunstancias era lógico que les Latinoamericanes fueran invadides por el temor y la desconfianza. Para las personas que pudientes y/o que disponían de un hogar con buenas condiciones de vida, la casa se convirtió en el espacio de refugio esperando el paso de la pandemia. Pero el coronavirus no es como huracán que azota en unas horas una región y la deja luego en paz. Como todo virus, se adapta, muta y se desarrolla a su propio ritmo sin que los seres humanos puedan dominarlo. Porque les humanes no somos dioses.

Los países de ALC impusieron en su mayoría cuarentenas muy estrictas sin que éstas fueran garantía de éxito en la lucha contra la covid-19. Nicaragua fue el único Estado latinoamericano en no imponer ninguna medida de confinamiento a su población. Con un promedio de una muerte por un millón de habitantes es uno de los países de la región en tener un porcentaje sumamente bajo de casos y de fallecides (1,2 muerte por un millón de habitantes5 ). A la inversa, países con cuarentenas muy estrictas, como Panamá, Perú o Ecuador conocieron altas tasas de mortalidad por la covid-19 (respectivamente 65, 70,5 y 137 fallecides por un millón de habitantes).

El caso peruano es revelador de esta paradoja. El primer caso confirmado de coronavirus se registró el 6 de marzo. Desde entonces, el Perú se puso en orden de batalla acentuando las acciones tomadas en Europa y adelantándose a los demás países de la región. Fue así el primero en decretar el estado de emergencia y una cuarentena el 15 de marzo de 2020. La cuarentena – que regirá hasta el 24 de mayo de 2020 – es obligatoria con restricciones horarias salvo para los sectores económicos neurálgicos. Se decretó un toque de queda entre las 20h y las 6h. Se autorizan las salidas con mascarilla, para pasear al perro, comprar víveres indispensables o medicinas e ir a un centro de salud durante el día pero con documento de identidad y recibo de compra. Los domingos la prohibición de salida es total. El 2 de abril el gobierno intensificó las medidas imponiendo las salidas alternadas por género (3 días de la semana para las mujeres y 3 para los hombres). Sin embargo ante las denuncias y quejas por el autoritarismo de esta medida, fue suspendida. Si los perros pudieron salir durante toda la cuarentena, no fue el caso de les niñes que vivieron uno de los confinamientos más estrictos del planeta (semejante al español). En efecto, les menores de 14 años pasaron 63 días confinades. Recién el 18 de mayo fueron autorizades a salir de sus casas pero en compañía de un adulte y solo por 30 minutos. Este plan de medidas particularmente drástico y autoritario fue acatado de manera ejemplar por la población peruana. Según el informe de movilidad en base a los datos de Google, el Perú es uno de los países que menor movilidad reporta durante la cuarentena.

No obstante, ésta ha tenido consecuencias sumamente dramáticas para los doce millones de personas que trabajan de manera informal. El gobierno peruano desplegó un plan económico ambicioso y único en la región para relanzar la economía. Una acción importante de ese plan concierne un bono de 380 soles (100 euros) a 3,5 millones de hogares precarios. El problema es que esta subvención requiere ser previamente empadronado lo cual no es el caso de millones de trabajadores. Por otro lado, las ayudas están tardando en llegar a las personas que más lo necesitan. Y precisamente se trata de los sectores más expuestos en términos de salud. Las medidas han sido de esta manera insuficientes para les Peruanes que se encuentran en situación de vulnerabilidad como las personas mayores, les indígenas, les habitantes de los sectores populares. La protección de los trabajadores mineros no ha sido respetada y muchos de ellos no han podido acatar la cuarentena y han tenido que seguir trabajando. De hecho las minas no han cerrado a pesar de no ser sectores prioritarios, y algunas de ellas mantienen el 25% de la fuerza laboral. En total, todo este plan de medidas no ha dado los resultados esperados pues el Perú es el segundo país con mayor número de fallecides por coronavirus de la región ALC.

La covid-19 como evidencia de la colonialidad

En suma, el coronavirus ha puesto de relieve varias deficiencias de los sistemas sociales latinoamericanos y en especial de la colonialidad en sus múltiples aspectos. La colonialidad del poder y del ser clasifica a los individuos de una sociedad en función de criterios de raza, clase, género y capacitismo. Las medidas de protección durante la pandemia han estado orientadas principalmente hacia las personas consideradas como tales, es decir con derechos, en especial el de existir y gozar de una buena calidad de vida. En cambio, para las personas en la zona del no ser (F. Fanon, N. Maldonado-Torres), la vida tiene un precio menor y por ello pueden ser expuestas al riesgo y puestas en posición de vulnerabilidad. Les adultes mayores pobres, les indígenas y las personas racializadas se encuentran en esa categoría. En Perú, 14 empresas mineras que emplean a trabajadores racializados y con bajos recursos, tienen un total de 509 empleados con coronavirus. Las cárceles también son otros espacios de colonialidad donde se recluyen a hombres construidos como delincuentes, en condiciones infrahumanas. Así, en el Centro Penitenciario de Villavicencio en Colombia, más de 500 reclusos tienen casos confirmados de coronavirus en medio de una tasa de hacinamiento del orden de 90%.

Por último, la covid-19 no debe hacer olvidar que existen otras pandemias en la región que coexisten con la primera. Enfermedades como el paludismo, la tuberculosis o el dengue azotan regularmente distintos países de ALC. En 2016 la Organización Panamericana de la Salud (OPS), informó que 23 226 personas murieron a causa de tuberculosis en ALC. Desde principio del año, 569 400 personas han contraído el dengue en la región. En 2019, la OPS contabilizó 3,1 millones de casos y 1 534 muertes por dengue, cifras 30% superiores a las de 2015. Estas enfermedades presentes en países como Perú nunca suscitaron sin embargo medidas de cuarentena ni confinamiento. A esto se agrega la pobreza y el hambre que según la FAO, afecta a 42,5 millones de personas en ALC. Y la epidemia de coronavirus ha puesto a esos millones de individuos entre la espada y la pared. El 18 de mayo, centenares de habitantes de la comuna de El Bosque, al sur de Santiago de Chile, se levantaron para reclamar comida y trabajo luego de que Sebastián Piñera impusiera la cuarentena total en la capital chilena. « Tenemos hambre » claman los habitantes de los barrios populares donde los bonos de ayuda de 317 dólares no han llegado aún. La respuesta gubernamental a este llamado desesperado fue sin embargo la represión delegada a los Carabineros.

Más que priorizar una epidemia por sobre las demás, es tiempo de concentrar las acciones políticas de la región a favor de un bienestar social global para todes, teniendo en consideración las necesidades, las demandas y los saberes de todos los grupos sociales, empezando por los más vulnerables.

Protesta en la comuna El Bosque en Santiago de Chile. Foto: AP-AFP . Fuente: perfil.com

Cite this article as: Lissell Quiroz, « Los rostros contrastados de la pandemia en América Latina y el Caribe » in Perspectives décoloniales d’Abya Yala, 20/05/20, URL: http://decolonial.hypotheses.org/?p=1820 .

  1. La Vorágine, URL: https://lavoragine.net/desobediencia-por-tu-culpa-voy-a-sobrevivir/ []
  2. «Panorama de envejecimiento y dependencia en América Latina y el Caribe», BID, 2018, p. 14-15, URL: https://publications.iadb.org/publications/spanish/document/Panorama-de-envejecimiento-y-dependencia-en-America-Latina-y-el-Caribe.pdf []
  3. Ibid., p. 33 []
  4. Ibid., p. 35 []
  5. al 19 de mayo de 2020 []

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.