“Arauco tiene una pena”: la decolonialidad cantada por Violeta Parra

Arauco tiene una pena / que no la puedo callar. / Son injusticias de siglos / que todos ven aplicar. / Nadie le pone remedio / pudiéndolo remediar. / Levántate Huenchullán1.

Un día llegó de afuera / huescufe2 conquistador, / buscando montañas de oro, / que el indio nunca buscó. / Al indio le basta el oro / que le relumbra del sol. / Levántate Curimón3.

Entonces corre la sangre, / no sabe el indio qué hacer, / le van a quitar su tierra, / la tiene que defender. / Arauco está desolado / y el afuerino de pie. / Levántate Manquilef4.

¿Adónde se fue Lautaro5 / perdido en el cielo azul? / Y el alma de Galvarino6 / se la llevó el viento sur. / Por eso pasan llorando / los cueros de su cultrún7. / Levántate, pues, Calfull.

Del año mil cuatrocientos / que el indio afligido está, / a la sombra de su ruca8 de cinco siglos / nunca se habrá de secar. / Levántate Quilapán9.

Ya rugen las elecciones, / se escuchan por no dejar, / pero el quejido del indio / nunca se habrá de escuchar. / Por más que estruene en la tumba / la voz de Caupolicán10. / Levántate Culiñán.

Desde ese tiempo han pasado / las lunas en cantidad, / ya no son los españoles / los que les hacen llorar. / Hoy son los propios chilenos / los que les quitan su pan. / Levántate Pailahuán.
 
Ya no florece el mañío, / Ya no da fruta el piñón / Se va a secar la araucaria / Ya no perfuma el cedrón / Porque al mapuche le clavan / El centro del corazón. / Levántate Curimón.

Violeta Parra, « Arauco tiene una pena » (1957).

Invierno de 1957. Violeta Parra (1917-1967) retorna, luego de 30 años, a Lautaro, pequeña ciudad de la Araucanía donde había vivido parte de su infancia, entre los 4 y 10 años11. La cantautora chilena era hija de un maestro de escuela y de una costurera, y creció en una familia numerosa de 10 hijes. Tuvo una infancia humilde sin ser pobre, pasada entre Chillán (comuna de la zona central de Chile) y la ciudad mapuche de Lautaro (situada en la región de la Araucanía). El nombre de esta comuna alude a Lautaro, un líder mapuche del siglo XVI que resistió a la colonización de Chile. Fue fundada en 1881 durante el periodo de la expedición neocolonial del territorio mapuche por el Estado chileno conocida bajo el nombre de Ocupación de la Araucanía.

Con sus 40 años en 1957, luego de un viaje por Europa, su proyecto es investigar sobre la música y los cantos mapuches. Los años 1950 estuvieron marcados por el interés de ciertos artistas hacia la música tradicional latinoamericana, llamada entonces folklórica. En Europa, la curiosidad admirativa por las culturas latinoamericanas se observa también y ésta influye en la investigación sobre el tema de artistas nacionales y extranjeros. Estes cantautores buscan retornar por los pasos perdidos de la Abya Yala originaria. Siendo ella una huinca (una blanco mestiza para les mapuches), no fue fácil en un principio establecer el contacto con les cantantes mapuches. Sobre todo porque la folclorista se desplazaba con una imponente máquina grabadora. Poco a poco se establece la confianza entre Violeta y les mapuches. De ese intercambio, la folclorista logró compilar un archivo sonoro de 80 minutos de grabación que contaba 40 canciones y varios diálogos en mapudungun12. A partir de este periodo de investigación, Violeta Parra incorporó en sus composiciones instrumentos musicales mapuches como el cultrún.

El título “Arauco tiene una pena” figura en el disco El folklore de Chile grabado en Argentina entre fines de abril y principios de mayo de 195713. Este tema tiene un contenido anticolonial muy afirmado que lo convirtió en un tema emblemático y precursor de la Nueva canción latinoamericana. Esta expresión hace referencia a un movimiento musical que se desarrolló en la década de los años 1960 en varios países del subcontinente americano. Se diferenciaba de las corrientes musicales anteriores de la región en el hecho que portaba una fuerte dosis de crítica y de compromiso social. En aquella época, pensadores, intelectuales y artistas toman conciencia de las desigualdades de clase y de raza que azotan a la región desde la época colonial. En el caso de Violeta Parra, este tema, junto con otros del mismo disco, marcan una ruptura con la música que ella había realizado hasta ahí. Antes de esta producción musical, su repertorio consistía principalmente en música mestiza (boleros, cantos españoles, corridos y valses peruanos).

Músiques mapuches en 1916.

La composición en décimas es muy frecuente en las canciones populares latinoamericanas y « Arauco » se sitúa en esa línea. En este caso específico le da un tono plañidero de denuncia de la situación de les mapuches desde 1492, en una crítica externa (“Arauco tiene una pena que no la puedo callar”) pero comprometida a la vez en un proyecto decolonial (“nadie le pone remedio pudiéndolo remediar”).  Violeta Parra se ubica en una posición bisagra, de transmisora entre el mundo mapuche y el blanco mestizo chileno. Esta posición se manifiesta en la elección de incorporar términos mapuches en cada estrofa de la canción (“huescufe”, “ruca” o “cultrún”). El haber pasado varios años de su infancia en tierra mapuche debió despertar una sensibilidad y empatía hacia la situación del pueblo mapuche. Esos sentimientos pueden haber derivado de la experiencia compartida de la estigmatización. Cuando tenía tres años, Violeta sufrió de viruela lo que le dejó el rostro marcado de cicatrices. Esto le valió el desprecio de sus compañeres y provocó un sentimiento de inferioridad que la acompañó gran parte de su vida.

El ritmo de la canción, marcado por el sonido del cultrún hace pensar en una plegaria pero también en un canto que llama a la acción y a la resistencia, reforzado por la repetición de “levántate” en cada final de estrofa. De hecho, este tema musical evoca la colonialidad del poder vivida por el pueblo mapuche desde el siglo XVI pero también reivindica la genealogía de los héroes anticoloniales de su historia. Lautaro, Galvarino y Caupolicán son los insignes protagonistas de la resistencia a la colonización española.

El conquistador Pedro de Valdivia (1497-1553) llegó a Atacama en 1540 y fundó la ciudad de Santiago un año después. Pero los españoles no contaban con la resistencia que manifestaría el pueblo mapuche durante toda la época colonial. Numeroses con relación a otros pueblos originarios como les quilmes o les diaguitas, les mapuches eran ya reconocidos por ser “bravos y valientes” antes de la llegada de los españoles. Hacia mediados del siglo XVI, se abre un siglo intenso de conflicto (1550-1656)14. Les mapuches desarrollaron rápidamente una estrategia para enfrentar a los españoles, aprovechando su conocimiento de la geografía local. Pusieron en marcha una verdadera guerra de resistencia que duró por más de un siglo y complicaron tenazmente la instalación española en el sur del continente. Esta situación llegó a su punto álgido durante la batalla de Curalaba (1598) cuando el gobernador Martín García Oñez de Oyola (1549-1598) fue decapitado obligando a los españoles a replegarse. Lautaro (ca. 1534-1557) fue uno de esos combatientes. Hijo de un lonco mapuche, tomó las riendas de la resistencia al invasor, elaborando junto a su pueblo estrategias y tácticas militares innovadoras. Creó por ejemplo un eficaz servicio de espías (compuesto por hombres, mujeres y jóvenes). Fue una pieza central en la resistencia de la primera década de la guerra anticolonial. Caupolicán (†1558) tomó el relevo de la dirección de la guerra tras la muerte de Lautaro. En cuanto a Galvarino (†1557), fue uno de los guerreros más importantes de las filas de Lautaro y un mártir de la guerra de Arauco. Luego la batalla de Lagunillas (1557), fue capturado y como consecuencia de ello, los españoles le cortaron las dos manos.

Tríptico de « El joven Lautaro » de Pedro Subercaseaux (1880-1956)

Sin embargo la canción de Violeta Parra no se concentra en ese periodo y recuerda que la colonialidad no terminó en el siglo XIX con la expulsión de los españoles de Chile:

Desde ese tiempo han pasado
las lunas en cantidad,
ya no son los españoles
los que les hacen llorar.
Hoy son los propios chilenos
los que les quitan su pan.

En efecto, la constitución de los estados naciones luego de las independencias latinoamericanas, significó un nuevo periodo de presión y de guerra contra los pueblos originarios de Abya Yala. El modelo político adoptado desde entonces busca la imposición de una cultura única y dominante, en este caso blanco mestiza. Los gobiernos de todas las Américas despliegan campañas militares de conquista de los territorios indígenas (Conquista del Desierto argentina, Conquista del Oeste estadounidense, frente pionero brasileño). En el caso de Chile, estas expediciones de reducción del pueblo mapuche toman el nombre de Pacificación de la Araucanía (1861-1883). En estas tierras habitaban entonces más de 100.000 indígenas pehuenche y mapuche. El gobierno chileno ocupó la Araucanía en 1861. La sublevación de les mapuches no se hizo esperar y en 1863, 1500 soldados –que serían ya 5000 en 1867– conformaban el ejército de resistencia. El gran lonco Quilapán fue uno de ellos. En su canto, Violeta Parra se refiere a él y a otro lonco, Manuel Manquilef, nacido después de la guerra, en 1887. A través de este ejemplo, la cantautora pone de relieve la resistencia cultural mapuche. De hecho, Manquilef fue un intelectual formado en la Escuela Normal de Chillán y autor de varias obras en castellano y también bilingües que son una suerte de crónicas mapuches que describen las actividades sociales, políticas y económicas de les mapuches, en la línea de las elaboradas por el Inca Garcilaso de la Vega en el siglo XVI.

Mauricio Rugendas, El Malón (1845).

En una perspectiva decolonial, la fuerza y la actualidad de esta canción radican en que no es solo una denuncia de la opresión de les mapuches en la historia sino también una visibilización de la lucha y la resistencia política y cultural del pueblo mapuche. Probablemente por falta de fuentes y de bibliografía en la materia, Violeta Parra se concentra sin embargo únicamente en las acciones bélicas y masculinas. Ahora bien, sabemos que el papel político y militar de las mujeres de los pueblos originarios fue históricamente importante como nos lo muestran los ejemplos de Bartolina Sisa, Gregoria Apaza o Micaela Bastidas durante las revoluciones andinas de finales del siglo XVIII. Actualizando entonces un poco el trabajo artístico de Violeta Parra, habría que señalar el rol preponderante de las defensoras mapuches del territorio cuerpo-tierra, siguiendo la teorización de Lorena Cabnal15. Tenemos además ejemplos concretos y actuales de esas movilización mapuches en femenino. Tal es el caso de las machis como Francisca Linconao, criminalizada por el Estado chileno, de la mapuche argentina Moira Millán o de las acciones feministas de Rangiñtulewfü Colectivo. Las victorias y la resistencia cultural de este pueblo les deben mucho a luchadoras de la sombra como éstas.

Mujeres mapuches de la comunidad de Tirúa (Chile).

Cite this article as: Lissell Quiroz, « “Arauco tiene una pena”: la decolonialidad cantada por Violeta Parra » in Perspectives décoloniales d’Abya Yala, 2/12/19, URL: http://decolonial.hypotheses.org/539 .

  1. Huenchullán (del mapudungun: piedra de donde salen les humanos): apellido mapuche. []
  2. Ladrón. []
  3. Curimón (« tierras negras »): poblado chileno de origen prehispánico ubicado en la región de Valparaíso. []
  4. Manuel Manquilef, investigador bilingüe mapuche autor de Psicolojía Araucana (1908), Folklore Araucano (1911) y Los Comentarios del pueblo araucano (1911-1914). []
  5. Lautaro: líder militar mapuche en la Guerra de Arauco (siglo XVI). []
  6. Guerrero mapuche perteneciente a las filas de Lautaro (1534-1557). []
  7. Timbal utilizado en las ceremonias mapuches. []
  8. Ruca (del mapudungun ruka, « casa »: nombre de la vivienda tradicional de les mapuches / lo pueden ver lloriquear. / Totoral ((Totoral: Paraje poblado de totoras (planta perenne, común en esteros y pantanos). []
  9. Quilapán: lonco mapuche que vivió en el siglo XIX y llegó a ser unos de los jefes principales que se opusieron al Ejército de Chile durante la ocupación de la Araucanía. []
  10. Caupolicán (en mapudungun: piedra de cuarzo azul): toqui mapuche que lideró la resistencia de su pueblo contra los conquistadores españoles en siglo XVI. []
  11. Víctor Herrero Aguayo, Después de vivir un siglo. Una biografía de Violeta Parra, Lumen, 2017. []
  12. Paula Miranda, Elisa Loncón, Allison Ramay, Violeta Parra en el Wallmapu, Santiago de Chile : Pehuen Editores, 2017. []
  13. Herrero, Después de vivir un siglo, op. cit. []
  14. « La Guerra de Arauco (1550-1656) », Memoria Chilena, URL : http://www.memoriachilena.gob.cl/602/w3-article-691.html []
  15. « Especial: territorio, cuerpo, tierra », URL: https://www.youtube.com/watch?v=6uUI-xWdSAk []

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.